“Lo que más influyó fue la constancia”

Jugador, coach, árbitro. Allan Kotliar, uno de los fundadores de la categoría juveniles, y actualmente coach de Yacarés y Halcones U-21, nos cuenta desde adentro cómo los ‘crocos’ lograron el bicampeonato. Sus puntos débiles y fuertes, su visión hacia el futuro y el duelo frente a uruguay por el Silver Bowl.

 

Primero que nada, felicitaciones por el bicampeonato.

Gracias! Es un lujo que tenemos con el Coach Corsini de haber logrado un nuevo campeonato con este grupo de jugadores. Ambos estamos más que orgullosos del trabajo que hemos hecho todos como equipo y, obviamente, de los objetivos logrados.

 

 

Con Yacarés se dio algo único, dos campeonatos en tres años de existencia. ¿Cuáles crees fueron las claves de tanto éxito?

Increíble! Es una gran manera de comenzar una franquicia.
Creo que lo que más influyó en haber podido lograr esta “hazaña” si se quiere es la constancia. Constancia en varios aspectos, desde el trabajo de los entrenadores plasmado en un  plan de juego y playbook – que si bien se renuevan y agregan cosas constantemente – mantienen una base desde el comienzo hace ya tres años al igual que la determinación de los jugadores a la hora de venir a entrenar.
Afortunadamente tenemos un equipo talentoso y eso ayuda en momentos o situaciones en las cuales las cosas pueden no llegar a salir del todo bien. Al igual que talentoso, contamos con referentes inteligentes que pueden ajustar cosas adentro de la cancha y plasmar las indicaciones de los entrenadores a sus compañeros pero, reitero, lo fundamental es la solidez del grupo de trabajo. Un equipo que tiene una base de 7-8 jugadores que comenzaron de cero y crecieron juntos hasta lo que somos hoy incorporando nuevos jugadores y despidiéndose de otros.

Conocerse tanto afuera como adentro de la cancha es algo sumamente útil.
Si seguimos trabajando así no me quiero imaginar lo que este grupo es capaz de lograr…

 

 

Después de arrancar el año 0-2. ¿Dónde encontraron la motivación para ganar los 6 partidos siguientes y coronarse por segundo año consecutivo?

Eso habla del carácter de este equipo. De la determinación de los jugadores y del camino que queremos marcar entre todos tanto dentro como fuera de la cancha. A nadie le gusta perder en un deporte tan físico y competitivo como este, menos aun siendo los campeones reinantes. Empezar perdiendo los primeros dos partidos de la temporada nos ajustó la mira y mostro clara y rápidamente que hay que seguir trabajando siempre para auto superarse y no creer que por haber ganado una vez, el resultado va a ser el mismo siempre.
“De cero-dos a seis-dos” fue uno de nuestros motores durante el campeonato para mantenernos enfocados y para seguir trabajando para lograr el objetivo. Todos los jugadores entendieron lo que sería necesario hacer  si queríamos repetir el campeonato, el objetivo de todos como equipo, y una simple frase como esa te lo recuerda constantemente. Una remontada así habla de una transformación importante como grupo. Unido, trabajando por conseguir algo todos juntos.

 

 

¿Cuáles crees fueron los puntos fuertes del equipo esta temporada?

Por suerte tuvimos un par de cosas – que en equilibrio – ayudan a que un equipo sea sólido pero sin lugar a dudas la defensa es quien nos lleva partido a partido. “Defense wins championships” dice el dicho y coordinada por el Coach Corsini no solo fue una defensa que permitió pocos puntos por partido, con encuentros en los cuales nuestro rival terminó en cero, sino que también anotadora.

Además de contar con buenos playmakers creo que ambas líneas de golpeo fueron las que hicieron posible ganar los partidos. Consistencia en la línea ofensiva y capacidad destructiva en la defensiva nos permitieron tanto correr la bola como proteger al mariscal al igual que cerrar el juego terrestre rival forzandolos a pasar, volviéndolos unidimensionales, con la posibilidad de lograr generar más turnovers que –  a fin de cuentas – son quienes te ayudan a ganar.

 

 

¿Y los aspectos a mejorar de cara al futuro?

 Siempre hay que seguir mejorando constantemente. Enseñarles a los jugadores nuevos la manera en la cual hacemos las cosas y continuar perfeccionandonos.

Me gustaría contar con un juego aéreo más eficiente y consistente asique ese es un punto que hay que seguir trabajando. Al igual que en equipos especiales, creo que podemos mejorar mucho en ese aspecto del juego aun.

 

 

¿Qué se te cruzó por la cabeza cuando llamaste esa ‘trick play’ con 5 segundos en el reloj contra Coyotes? ¿La habían practicado en la semana?

 Me pareció que si teníamos una oportunidad para ganar tenía que ser con algo no convencional porque ellos iban a poner gente al fondo (cover 3 o 4 seguramente) y simplemente con un pase de “Hail Mary” o “Ave Maria” como se los conoce no sería suficiente, teníamos que hacer algo fuera de lo común. Creo que engaño de reversa saco de posición a algunos de sus defensivos y nos dio la oportunidad de – con un gran pase – empatar el partido sin más tiempo ya y ganarlo con la patada a los palos.

No, no la habíamos practicado en la semana específicamente pero que si uno de tus receptores es el mariscal suplente te permite la flexibilidad de hacer cosas como esas durante un partido.
La marcha comenzó con 34 segundos en el reloj, 2 timeouts y esperando por recibir el kickoff. Recuerdo sentir que estaban todos nerviosos, ansiosos y hasta tensos en el huddle que armamos después de haber pedido nuestro último tiempo fuera del partido y les dije que disfrutaran del momento, que se divirtieran. No siempre se dan situaciones así para definir un partido, y menos aún un campeonato, con posibilidades en la última jugada en un pase largo. Como de película…
A fin de cuentas jugamos a este deporte para divertirnos y pasarla bien y no hay que olvidarlo pese a estar concentrados y enfocados en nuestras tareas. Creo que eso surtió buen efecto, ya que me han cargado después de finalizado el partido con eso.

 

 

¿Qué consejos le das a los chicos de cara a Halcones U-21 y la posibilidad de representar al país en la categoría?

 Que dejen todo. No se guarden nada ni en los entrenamientos y menos aún en Gameday. Es una oportunidad que se da pocas veces en la vida y es digna de ser disfrutada.

Van a tener la oportunidad de entrenar con jugadores a la que enfrentan normalmente, conocer otras personas de equipos de la categoría mayor y tener una experiencia jugando de 11 que es una buena oportunidad de ver donde estamos parados.

Básicamente que disfruten tanto del proceso como del partido en sí y estoy seguro que todos vamos a aprender cosas nuevas, tanto los jugadores de los entrenadores como nosotros de ellos.