Todo de Yacarés

En una nueva fecha de football americano en Argentina, los equipos Aztecas y Yacarés se enfrentaron en el sintético de Champagnat. En un partido donde las lesiones fueron las protagonistas, ambos equipos demostraron ser muy físicos y aguerridos. Sin embargo, la victoria resultó ser para Yacarés, quien se alzó ganador con un marcador final de 16 – 0.

El partido daría comienzo con la ofensiva de Yacarés en cancha, quien rápidamente luego de 2 intentos de corrida y un pase incompleto se vería obligada a despejar.

Aztecas obtenía su primera posesión del partido, pero no sabría aprovecharla. Luego de buscar renovar mediante las corridas de Patetta, formula que se repitió varias veces en el encuentro, un pase con poca convicción resultó en una intercepción por parte del número 89, Burgos. Él mismo sería el encargado de devolver la intercepción para touchdown, pero una falta en contra privó a Yacarés de anotar por primera vez en el encuentro.

El marcador no se movería hasta el segundo cuarto, donde Aztecas, arrancando el drive desde su propia zona roja, sufriría de un safety. En un intento de avanzar con la pelota, Aztecas decidía correr por el centro de la línea de golpeo; sin embargo, una excelente presión por parte de la línea defensiva de Yacarés haría retroceder al corredor Galvalisi hasta su propia zona de anotación, donde los “Crocos”, consiguiendo un safety, obtendrían sus primeros puntos del día. Así el encuentro se iba a un 2 -0 a favor de Yacarés.

Aztecas intentaría redimirse, pero luego de lograr mover las cadenas en una ocasión, su mariscal, Francisco Olea, era nuevamente interceptado, en esta oportunidad por el número 58, Riecke. De esta manera, la primera mitad del partido llegaba a su fin; solo habría tiempo para un drive más por parte de Yacarés, quien no supo sacarle provecho.

Ya en la segunda mitad, el partido se tornaba más duro y físico, pero con un claro dominio del conjunto de Yacarés.

La primera marcha del tercer cuarto estaría a cargo de Aztecas, pero muy rápidamente, y luego de 3 pases incompletos, el conjunto liderado por Sayús debía despejar.

Yacarés tenía la posesión, y esta vez le sacaría provecho a la situación. Luego de una larga corrida de Kouba, quien se iría lesionado del encuentro al finalizar la jugada, “los crocos” se disponían a anotar estando en la red zone. Una corrida del propio mariscal, Malvicini, fue lo necesario para poder volver a poner puntos en el marcador. Con una conversión errada, el partido se iba a 8 – 0.

Aztecas trataría nuevamente por vía aérea, pero un pase deflectado, una captura y un pase incompleto serían suficientes para que la ofensiva despeje el ovoide.

Yacarés y su dura ofensiva regresaban al emparrillado y, por segunda vez, aprovecharían la situación. Luego de dos intentos de corrida sin demasiado efecto por parte del mariscal, un acarreo de Umerez posicionaría a Yacarés a menos de 15 yardas de la zona prometida. A esta altura del partido Aztecas pagaba las consecuencias de sus múltiples lesiones.
Estando aún en zona roja, Yacarés intentaría lastimar por vías aéreas. Un pase completo a Umerez, acercaría a los de celeste aun más a la zona de anotación, pero sería un pase en válvula al número 21, Sassone, el encargado de cerrar el drive de manera positiva. Con una conversión de dos puntos buena, Yacarés aumentaría su ventaja a 16 puntos. En este punto Aztecas padecía de varios lesionados y otros tantos que se encontraban al límite debido a la alta exigencia del partido.

Sin dudas, un partido que deja varias cosas en evidencia. Por lo pronto, Aztecas deberá revertir su situación de lesionados si desea dar batalla en los próximos encuentros. Yacarés por su parte debe estar satisfecho con su rendimiento, y debe saber que una de las claves de su victoria estuvo en la enorme presión de su línea defensiva sobre el rival. Presión que logró tanto forzar despejes de balón, como romper jugadas de pase y frenar corridas.