Con una blanqueada

Yacarés derrotó a Coyotes por 13 a 0 en la apertura de la ronda final de la categoría Juveniles, tras la suspensión de la fecha pasada debido a que las condiciones climáticas intercedieron en la jornada matutina. Un fumble recuperado en la zona de anotación de Coyotes y una corrida de Juan Cruz Medina le dieron vida al marcador del partido.
Una victoria chata la de los dirigidos por Allan Kotliar (ausente en el día de ayer) y Gabriel Corsini, una victoria que reafirma las intenciones de un equipo diezmado por algunas bajas y que continúa con el sprint de la primera mitad del año, que terminó con tres triunfos consecutivos.
Por su parte, los jovenes pupilos de Gabriel González caminan por un precipicio infinito, confundidos, mirando de reojo, dubitativos. Un equipo con una gran cantidad de novatos, que en algunas jugadas lucen mas confundidos los propios ejecutores que a quienes tienen que confundir. Y Ahí está la clave del partido, la llave para entender qué pasó exactamente en la segunda fecha: la organización de un equipo no tuvo mucho que ver con el orden del otro.
Ahora, a los cachetazos del partido. En el segundo cuarto, más que un cachetazo, fue un yerro propio en un mal snap devenido a un fumple recuperado por Sebastián Umerez y TD del portador de la casaca 11. Maximiliano Kouba le dio la pincelada final y anotó el punto extra. 7-0.
A todo esto, se agrega que el corredor canino, Tomás Ustimczuk, escurridizo por donde se lo observe, no encontraba los huecos para explotar su velocidad, como también que el QB Fernando Batista no conectaba con los receptores de Coyotes.
El otro cachetazo, en el último cuarto, fue un uppercut directo a la lona. El corredor Juan Cruz Medina, tras recibir un pase luego de una válvula, corrió 30 yardas para aumentar el marcador a 13.
Ojo, Ustimczuk se cansó de intentar, de proponer, como su QB que, cuando no encontraba a los WR libres, se decidía a correr. No obstante, no avanzaban. También participó Agustín Brocardo de la ofensiva de Coyotes con algunas carreras. Un dato que evidencia a la ofensiva es que solo renovaron dos veces en todo el partido.
En la próxima fecha, Yacarés enfrentará a Aztecas, mientras que Coyotes dispondrá de una semana libre para entrenar y pulir. En esta última palabra, pulir, habita el objetivo del equipo de Gabriel González: las cosas, o los resultados, salen, se dan. Y si no, hay que mirar los primeros dos partidos del Torneo Inicial, la única muestra necesaria de que Coyotes puede.